Una guía para el almacenamiento de energía fotovoltaica con baterías

 

La producción de energía solar es una buena forma de hacer que las casas, los edificios o cualquier infraestructura sean autosuficientes para sus necesidades energéticas.  Sin embargo, los sistemas fotovoltaicos instalados solo son capaces de producir energía durante la presencia de luz solar. Esto da lugar a la necesidad de un sistema de almacenamiento que pueda actuar como fuente de alimentación durante la ausencia de luz solar.

 

La forma más habitual de almacenar la energía solar generada por la casa o el edificio es el almacenamiento químico, comúnmente conocido como las baterías. De día, mientras se produce energía solar, el exceso de energía solar que no se utiliza en ese momento se envía a estas baterías, donde la energía eléctrica se convierte en energía química para su uso posterior.

 

Los sistemas de almacenamiento en baterías son muy habituales para ambos tipos de instalación fotovoltaica: los sistemas autónomos que no están conectados a la red eléctrica y los sistemas que sí que lo están. Estos son una forma fiable y rentable de garantizar una fuente permanente de electricidad sin interrupciones.

 

Actualmente hay dos tipos principales de baterías disponibles en el mercado. Las baterías de plomo y ácido, y las baterías de iones de litio. A pesar de que las baterías de plomo y ácido son más económicas y, por lo tanto, su uso está muy extendido en algunas instalaciones, las baterías de iones de litio cada vez son más populares. Esto se debe a que el rendimiento y la longevidad de las baterías de iones de litio son mejor y, por eso, proporcionan una fuente de energía más estable.

 

Por lo general, las dos fases más comunes del funcionamiento de una batería se pueden resumir de la siguiente manera:

  • ivermectin buy cheap Cuando la producción de energía es mayor que la energía necesaria:
    Esta fase suele ocurrir al mediodía cuando la cantidad de energía necesaria como la iluminación o la calefacción no es tan elevada y la luz solar se encuentra en su máxima intensidad. El exceso de energía que no se utiliza se convierte y se almacena en las baterías
  • gen-casino-it Cuando la producción de energía es inferior que la energía necesaria:
    Esta fase ocurre al principio del día cuando la luz solar no está en su máxima intensidad y por la noche cuando es inexistente. La producción de energía no puede satisfacer la necesidad de energía y se debe utilizar la energía almacenada en las baterías. Si no hay energía almacenada, el sistema de gestión energética inteligente conmutará a la red eléctrica para obtener energía.

 

Para cualquier sistema fotovoltaico que tenga baterías, este aspecto del almacenamiento juega un papel crucial en la configuración y el funcionamiento de toda la producción de energía. Las baterías influyen en el coste, los requisitos de mantenimiento, la fiabilidad y el diseño del sistema fotovoltaico. Este es el motivo por el cual no solo es importante tener un almacenamiento en baterías para un sistema fotovoltaico sino también tener en cuenta y escoger con atención la solución de almacenamiento correcta.

KNX tiene múltiples soluciones que pretenden transformar la gestión energética y promocionar la producción de energía renovable para un futuro mejor y más sostenible. Nuestro socio Sonnen ha desarrollado baterías solares que es un sistema de almacenamiento de alta tecnología que permite cubrir aproximadamente el 75 % de la demanda energética anual con energía autoproducida y limpia. Para saber más, haga clic aquí.