Guía para los sistemas de gestión energética doméstica (HEMS)

Cada hogar desempeña un papel significativo en la transformación del consumo energético global para contribuir a un mundo más sostenible. Según la Comisión Europea, el uso doméstico de la energía supuso el 26 % del consumo energético final en 2019. Un porcentaje que constituye un tercio del consumo energético total. (Fuente)

Así pues, ¿cómo pueden las familias garantizar un consumo energético sostenible en su hogar?

Con sistemas dedicados —que incluyen tanto hardware como software— diseñados para monitorizar, evaluar e, incluso, controlar el uso de la energía por parte de los dispositivos en un hogar. Posibilita que los propietarios de una vivienda ahorren en sus facturas en concepto de consumo de energía y que sus hogares sean más respetuosos del medioambiente.

Son muchos los sistemas que utilizan la gestión energética para garantizar un consumo energético eficaz y proporcionar una fuente estable de energía para satisfacer las necesidades energéticas de cualquier tipo de instalación. Aquellos sistemas centrados únicamente en la optimización del uso de la energía en los hogares se denominan sistemas de gestión energética doméstica (HEMS, por sus siglas en inglés).

Incorporación de la gestión energética en los hogares

La gestión energética constituye un amplio tema que abarca todos los aspectos de la energía como un recurso.
Se aplica desde el momento en el que se genera la energía hasta su distribución y consumo final en diversos tipos de instalaciones.

Dado que los hábitos de consumo en los hogares difieren enormemente de los que se verifican en instalaciones comerciales o industriales, las familias necesitan sus propios sistemas de gestión energética dedicados.

Además, en muchos hogares inteligentes se busca la consecución de la autosostenibilidad mediante una fuente de energía propia gracias a los techos solares. Los sistemas inteligentes —que aprenden acerca del patrón de consumo energético de los hogares— se necesitan no solo para maximizar el uso de la energía autogenerada, sino también para garantizar la continuidad, la seguridad y la estabilidad del suministro de energía.

 

Integración de los postes de recarga de vehículos eléctricos mediante un sistema de gestión energética doméstica

En lo que respecta a los hogares con vehículos eléctricos y a las estaciones de recarga, existe una demanda energética adicional para cargar los vehículos eléctricos. Las estaciones de recarga para vehículos eléctricos se pueden integrar a un sistema de gestión energética doméstica con la ayuda de la gestión de la carga. Se entiende por gestión de la carga (también conocida como «carga» en el sector energético) al ajuste de las demandas energéticas para el consumo.

Hay dos tipos de gestión de la carga que se pueden aplicar para obtener una vivienda capaz de recargar los coches eléctricos sin perturbar en absoluto el uso de la energía en el hogar. Uno de ellos es la gestión de la carga estática, en el que la necesidad o la demanda de energía con el fin de recargar los vehículos eléctricos no se considera. En consecuencia, la energía no está disponible para los electrodomésticos y demás aparatos eléctricos de la vivienda.

El otro método es la gestión de la carga dinámica En este método, se consideran todas las fuentes de energía disponibles en la vivienda. Así pues, en función de las necesidades energéticas de una vivienda en un momento dado, una cantidad apropiada de energía pasa a las estaciones de carga. Esto garantiza la satisfacción ininterrumpida de las necesidades de una vivienda.

Evidentemente, la gestión de la carga dinámica ofrece más flexibilidad y es mejor para integrar las estaciones de recarga para vehículos eléctricos en un sistema de gestión energética doméstica (HEMS). Gracias a un sistema hardware-software de gestión energética, tal gestión de la carga dinámica es posible con miras a que el suministro de energía sea fiable al mismo tiempo que se garantiza un consumo energético óptimo.

¿Cómo funciona el sistema de gestión energética doméstica (HEMS)?

Un sistema de gestión energética doméstica es una combinación de componentes de hardware y software que trabajan conjuntamente para gestionar eficazmente el uso de la energía en una vivienda. El sistema de gestión energética doméstica (HEMS) funciona en la intersección de tres elementos diferentes en el seno de una vivienda: electrodomésticos, medición y red de comunicaciones. (Fuente)

Hardware:

La principal pieza de hardware es la unidad central del sistema de gestión energética doméstica, el cual es crucial para el funcionamiento del sistema. Esta unidad se instala en el cuadro eléctrico principal responsable de la distribución de la energía en la vivienda. Actúa como punto central de todas las comunicaciones y las transmisiones de datos entre los dispositivos de gestión energética, el usuario y los electrodomésticos de la vivienda.

Además de la mencionada unidad central, hay otros componentes de hardware que pueden mejorar las características de un sistema de gestión energética doméstica (HEMS). Los dispositivos de gestión energética como las baterías fotovoltaicas; los contadores y los interruptores inteligentes; los sensores; etc. también están controlados por el hardware que forma parte del sistema de gestión energética doméstica.

inconceivably Software:

El software de un sistema de gestión energética doméstica controla los datos y las comunicaciones de los dispositivos y el usuario. Utiliza la red de comunicaciones para transmitir la información entre el sistema de gestión energética doméstica, el proveedor y el usuario. Aparte de esto, el software también consta de un algoritmo desarrollado para analizar los datos sobre el consumo energético y encontrar oportunidades para optimizarlo.

Su definición también abarca la parte que actúa como una interfaz entre el usuario y el sistema de gestión energética doméstica. Envía la información en materia de consumo energético recopilada por los dispositivos y proporciona análisis y sugerencias sobre la conservación de la energía en función de los datos. Al mismo tiempo, admite acciones por parte de los usuarios y el envío de comandos a los dispositivos.

Además, permite varias funciones que posibilitan que el usuario controle mejor la energía que usan los electrodomésticos en la vivienda. Por ejemplo, reglas condicionales o basadas en el tiempo para controlar los dispositivos o la fuente de energía usada en los electrodomésticos. En el caso de sistemas más sofisticados, el uso del aprendizaje automático y la inteligencia artificial (IA) hacen que el sistema sea mucho más inteligente y mejora la eficiencia energética de la vivienda.

Únase a la revolución HEMS

Un sistema de gestión energética doméstica (HEMS) proporciona excelentes oportunidades para controlar el uso de la energía en las viviendas al permitir a los usuarios controlar su consumo energético; comunicarles la información tanto a ellos como a otros dispositivos, y actuar en función de las instrucciones recibidas.

A medida que la tecnología avanza, dispositivos y algoritmos aún más sofisticados se integran a los sistemas de gestión energética doméstica para garantizar los mejores procedimientos posibles para hacer que una vivienda sea confiable y eficiente en materia de energía. Adicionalmente, los propietarios de una vivienda no solo podrán ahorrar en sus facturas de consumo de energía, sino que desempeñarán un valioso papel en las iniciativas de sostenibilidad.